La importancia de la formación del perito: los necesarios conocimientos técnicos de los medicos en los procedimientos judiciales - AMIR Higher Education

La importancia de la formación del perito: los necesarios conocimientos técnicos de los medicos en los procedimientos judiciales

La Ley de Enjuiciamiento Civil, en su artículo 335, introduce la figura del perito como medio de prueba dentro de los procedimientos judiciales, indicando que “Cuando sean necesarios conocimientos científicos, artísticos, técnicos o prácticos para valorar hechos o circunstancias relevantes en el asunto o adquirir certeza sobre ellos, las partes podrán aportar al proceso el dictamen de peritos que posean los conocimientos correspondientes o solicitar, en los casos previstos en esta ley, que se emita dictamen por perito designado por el tribunal”.

De este artículo podemos extraer varios elementos que configuran el dictamen pericial como prueba:

En el ámbito de las procedimientos judiciales con temática científica o técnica, como puede ser una posible imprudencia profesional sanitaria, o la reclamación de un daño corporal de diverso origen, como puede ser un accidente de tráfico, una caída en establecimiento público…; o la reclamación de una incapacidad permanente ante la Seguridad Social, existe una figura que tiene una especial relevancia. Esta es la figura del Perito Médico y Valorador del Daño Corporal.

Tal y como prevé la Ley, el perito y su dictamen, así como la ratificación de éste, son fundamentales en este tipo de procedimientos, ya que aportan el conocimiento de carácter científico-técnico necesario para que el juez pueda resolver un litigio.

No obstante, es importante que el médico que quiera desarrollar una actividad pericial, adquiera los conocimientos necesarios en Medicina Legal, que le capacite en materias tan importantes como los elementos de la estructura de defensa para analizar debidamente los casos a los que se va a enfrentar, conocer los distintos órdenes jurisdiccionales así como los distintos tipos de responsabilidades que se pueden reclamar en un procedimiento, elaborar correctamente un informe pericial, desarrollar los elementos de comunicación durante su ratificación en sala, realizar la valoración del daño corporal objeto de un procedimiento, identificar las incapacidades permanentes en las que puede incurrir un trabajador…

La actividad jurídica diaria nos enseña que la figura del perito médico en sus distintas vertientes, valoración de praxis, valoración del daño corporal, valoración de incapacidades permanentes… Cada día surgen varios procedimientos extrajudiciales y judiciales, que requieren de un perito que aporte sus conocimientos científicos para buscar la mejor solución.

Sin duda alguna, el peritaje supone una gran oportunidad al profesional de la medicina para completar su actividad económica, especialmente tras la aparición del denominado Nuevo Baremo, que supuso un importante cambio en la forma de cuantificar los daños personales e incluyó la figura del Perito Médico como un elemento fundamental e indispensable en la valoración y la resolución de conflictos.